[Compliance Programs]

Contar con un adecuado Programa de Cumplimiento Normativo (PCN) forma parte, hoy, de los estándares mínimos de organización empresarial. Ello explica, entre otras cosas, que los PCN vengan incluyéndose, paulatinamente, entre las condiciones de homologación de clientes y proveedores para grandes empresas, especialmente en aquellas que participan (directa o indirectamente) en relaciones contractuales con la Administración pública.

Nuestro trabajo consiste en:

[1]

Contrastar la actual organización de la empresa con los estándares normativos que exige la legislación penal, a fin de identificar carencias que resulten jurídico-penalmente relevantes.

[2]

Revisar los procedimientos de actuación seguidos en la empresa, para identificar los factores de riesgo de infracción penal.

[3]

Redactar un informe de prevención de riesgos penales
que no sólo recoja los aspectos antes mencionados, sino que incluya, también, las propuestas de cambio o adaptación que resulten necesarias. Este informe sirve, asimismo, para diseñar un Plan inicial de un Modelo o Programa de Prevención Penal para la empresa, sobre cuya base la firma pueda desarrollar, sucesivamente, sus planes anuales de medidas de prevención de riesgos penales.

[4]

Modelos de documentación.
Junto con el informe de prevención, se ofrecerán los modelos necesarios para la documentación de las medidas de prevención que se adopten, a fin de conseguir niveles adecuados de trazabilidad de las mismas.

[5]

Reuniones formativas
con el personal de la empresa, a fin de explicar el sentido y alcance de las medidas adoptadas, utilidad de las mismas y deberes que competen a cada uno, en relación con la función de cumplimiento (o función de Compliance), para alcanzar niveles óptimos de efectividad.